Inicio     Últimas Respuestas Recibidas    Lecciones    Portales Visitados  


 RESPUESTAS   Julio 2017

Otras Respuestas 


            1) ¿Cómo ha mostrado Dios su inagotable generosidad hacia el hombre (Efesios 1,3-10)? (T42,2).

Dios ha mostrado su inagotable generosidad hacia el hombre derramando sobre nosotros toda la riqueza del Espíritu Santo por medio de su Hijo Jesucristo. Ya desde el principio, Dios nos eligió para ser santos por el amor: el amor generoso de Dios hacia el hombre y nuestro amor agradecido hacia Él. Nos llama a la vida eterna que, ya ahora sentimos nuestra. Nos ha hecho hijos adoptivos suyos y, por eso, herederos de su gloria por nuestra unión con Cristo Jesús, quien por su sangre, nos ha obtenido la liberación, el perdón de los pecados (Efesios 1,7), algo impensable fuera de Cristo. Parece increíble que Dios nos haya hecho hijos adoptivos suyos, hermanos de Cristo y herederos del cielo. Este es el soberbio y más que generoso proyecto de Dios, ahora revelado. Se realiza en el destino eterno que nos ha merecido Jesucristo y al que se une la entera creación, lo terrestre y lo celeste, con Él como cabeza y para su gloria. Es la Buena Nueva de nuestra salvación, porque al creer en Cristo somos marcados con el Espíritu Santo, garantía de nuestra herencia, haciendo que vuelque sobre nosotros toda riqueza de sus dones.


 2) ¿Por qué crees que dice Dios a Moisés que se quite las sandalias (Éxodo 3,5)? (L28,2)

Poco se imaginaba Moisés que se iba a encontrar con el Dios de sus padres que se disponía a cambiar de tal modo su vida que ni él mismo se reconocería. Ya cerca de la zarza,  y cuando empezaba a observarla con curiosidad, oyó una voz que le llamaba: "Moisés, Moisés" (Éxodo 3,4b). No sabía de quién era, pero Moisés respondió: "Aquí estoy" (Éxodo 3,4c). Dios dice a Moisés: "No te acerques. Quítate las sandalias de los pies, pues el sitio que pisas es terreno sagrado" (Éxodo 3,5). Dios volvía a echar una mano al hombre, la criatura que había hecho para la vida eterna, con la que le gustaba pasear "por el jardín tomando el fresco" (Génesis 3,8) y que le había abandonado.
 


3) ¿En qué manera son diferentes los primeros capítulos del Génesis y los dos últimos del Apocalipsis? (L9,4)

En los primeros capítulos del Génesis se nos muestra una historia de Amor, donde Dios crea al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza, para la vida eterna y la amistad con Dios. Este es el plan de Dios. Pero todo ello se ve perdido por la intervención de la serpiente, Satanás, que tienta a nuestros primeros padres para que quieran comer del árbol de la ciencia del bien y del mal y ahí todo cambia. El hombre pierde el paraíso, la inmortalidad y se ve perdido con palabras de Dios como: "Maldito el suelo por tu culpa: comerás de él con fatiga mientras vivas" (Génesis 3,17). La visión de la vida que le espera no es nada agradable y el hombre se ve deambulando por el mundo hasta la llegada del nuevo Adán, Jesucristo. Esta imagen contrapone la que nos revela San Juan en el Apocalipsis: "Y vi bajar del cielo, de junto a Dios, a la ciudad santa, la nueva Jerusalén, ataviada como una novia que se adorna para su esposo" (Apocalipsis 21,2). La voz de Dios vuelve a escucharse y no para preguntar a Adán ¿Dónde estás?, sino para proclamar: "Ésta es la morada de Dios con los hombres; él habitará con ellos, y ellos serán su pueblo; Dios en persona estará con ellos y será su Dios. Él enjugará las lágrimas de sus ojos, ya no habrá muerte ni luto ni llanto ni dolor, pues lo de antes ha pasado" (Apocalipsis 21,3-4). Es una visión contraría. En el Génesis todo es un desastre por el pecado del hombre y aquí, por la salvación que nos logra Jesucristo, todo cambia y se convierte en el plan que Dios tenía desde el principio para la humanidad. La misma Voz insiste: "Todo lo hago nuevo" (Apocalipsis 21,5). Resucitaremos para la vida eterna.
 


4) San Mateo recoge un mandato de Jesús que sigue llevando a trabajar por la extensión  del reino de Dios en el mundo. ¿Cuál es?

Id y haced discípulos de todas las naciones bautizándolas para consagrar las al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo y enseñándoles a guardar todo lo que Jesús les había enseñado, prometiéndoles que estaría con ellos hasta el fin del mundo. A esto estamos llamados todos los bautizados en el nombre de la Santísima Trinidad. Seguir llevando el legado de Jesús a todo el mundo, recordando siempre que Él va por delante nuestro abriéndonos paso para llevar su palabra a aquellos que están dispuestos a escucharla.
 


 5) ¿Qué consecuencias puede traer para nosotros el proclamar el Mensaje de Cristo con entusiasmo hoy día? (T8,5)

Que seamos objeto de burla por parte de personas que no se toman en serio lo que nosotros proclamamos debido al desconocimiento que tienen de la Palabra de Dios. Pero para nosotros los creyentes, esto más que un contratiempo, es un aliciente, un estímulo que nos empuja a seguir adelante con nuestras convicciones. Yo personalmente, cuando hablo a amigos y compañeros de trabajo sobre Cristo, lo primero que les digo es que por lo menos me escuchen.
 


6) ¿Cuál es el hecho más importante ocurrido en el mundo? (L2,5)

El hecho más importante sucedido en el mundo fue el nacimiento, muerte y resurrección del señor Jesucristo, que vino a morir para lograr librar al mundo de las cadenas del pecado y así hacer que la gente pueda aspirar a la vida eterna.


7) ¿Se puede decir que, al crear al hombre libre, Dios se obliga a respetar esa libertad? (L52,5)

Sí.  Respetar esa libertad quiere decir actuar correctamente según nuestra propia naturaleza, pues Dios nos crea libres. Cuando no respetamos nuestra libertad es cuando nos hacemos malos, libertinos, es decir pasamos por todos lados causando desastres. Nos vamos a la oscuridad y entonces ya no somos libres, sino esclavos de nuestros pecados. Si no respetamos esa libertad entonces nos la dejamos arrebatar de Satanás quien hará de cada uno le que le complazca si se lo permitimos.
 


8) ¿Por qué Dios se hizo hombre cuando podía muy bien habernos  abandonado a un destino alejado de Él? (L39,5)

Por Amor, por Compasión y Misericordia. Pero también quiere que estemos alegres, no deprimidos, sin meta ni ilusión. Dios quiere nuestra felicidad ahora y por siempre.


Inicio     Últimas Respuestas Recibidas    Lecciones    Portales Visitados  

Otras Respuestas